▷ Lo que debes saber de cirugía correctiva de orejas

Aunque no os lo creáis, muchas personas desean mejorar el aspecto de sus orejas, y lo hacen a través de la Otoplastia. Se trata de una intervención quirúrgica muy sencilla, mínimamente invasiva, mediante la que el cirujano puede remodelar totalmente la forma y tamaño de la misma.

Básicamente, durante la Otoplastia, también llamara cirugía correctiva de orejas, el cirujano realiza una incisión en la parte posterior de la oreja, junto al hueso; desde dónde parte para ir estriando poco a poco el cartílago, perdiendo elasticidad y fuerza, lo que le permite llevar las orejas hasta una correcta posición.

En general, la corrección de las orejas, permite al paciente conseguir un look más armónico en relación con su rostro, minimizando las imperfecciones como las orejas despegadas, reducción de orejas grandes, o hacerlas menos prominentes.  

Por lo novedoso de su método y las múltiples técnicas con la cual abordar las orejas, se han tejido muchas especulaciones sobre la cirugía de orejas, por lo que abordaremos los Mitos y Verdades sobre la Otoplastia.

Otoplastia-beneficios

▷ ¿En qué consiste y cuáles técnicas usa la Otoplastia?

Debido que su objeto es corregir la posición de las orejas despegadas u orejas en soplillo, lo que se presenta debido a la ausencia de los pliegues naturales de los cartílagos auriculares (antihelix), lo que da proyección prominente de los pabellos auriculares.

Para corregir esta condición, la intervención puede durante de 30 minutos a 1 hora y media, dependiendo del aspecto a corregir en la oreja del paciente y a la técnica que utilice el cirujano plástico.  Entre las diferentes técnicas para realizar una cirugía de orejas, destacan las siguientes: 

 

  • - Mustardé: Es la más conocida y aplicada desde los años 60; generalmente utilizada para corregir el antihélix, cuya forma es poco desarrollada. Por tanto, el cirujano marca una línea en el centro del nuevo antihélix deseado, para darle una nueva porción de piel.

 

  • - Furnas: Está la técnica más indicada para orejas de concha o pabellón agrandado y con un pliegue antihélix normalmente formado. En esta, el cirujano colocará suturas conchomastoideas permanentes, para mejorar los pliegues defectuosos.

 

  • - Converse: Consiste en realizar una incisión de la piel retroauricular siguiendo la forma del hélix, para luego plegar la oreja hacia atrás y el borde posterior del antihélix, y mejorar su aspecto en general.

 

  • - Chongchet: Por último, esta técnica realiza un remodelación completa del cartílago del pabellón auricular (cartílago del antehelix), sin necesidad de suturas en el mismo. En ella, el cirujano genera una curvatura al cartílago auricular, giros que le permiten alcanzar una remodelación completa del cartílago.

 

Vale destacar que, una vez realizada las correcciones (con la técnica que fuere), el cirujano procede a cerrar los pequeños orificios y colocar los vendajes de rigor; así como una vincha para contener la zona tratada y evitar de esta manera, la apertura de la sutura o golpear la zona tratada, iniciando los cuidados propios de la fase postoperatoria.

mitos-otoplastia

▷ Mitos y verdades sobre la Otoplastia

Como dijimos al inicio, mucha información imprecisa sobre la Otoplastia se ha difundido, generando confusión entre los pacientes, y estableciéndose mitos sobre la cirugía de orejas. Por tanto, os detallaremos sobre los mitos y verdades sobre esta intervención quirúrgica. Los iremos detallando uno a uno.

 

1.- Conlleva a una recuperación larga y dolorosa

Falso. Obviamente en la otoplastia no implica un proceso de recuperación agradable y habrá un pequeño edema y un poco de dolor, sin pérdida de sangre grave. Sin embargo, el dolor extremo es poco frecuente y no genera incomodidad grave, con una rehabilitación rápida de una semana.

 

2.- Quedan cicatrices

Falso. Aunque cada paciente es distinto uno de otro, especialmente en cuanto a la cicatrización; en general la cicatriz de la Otoplastia es casi invisible, ya que se aborda por detrás del pabellón auricular.

 

3.- Es mejor la Otoplastia con láser

Verdad. Ciertamente, la Otoplastia tradicional y la Otoplastia con láser conducen al mismo resultado; sin embargo, para un resultado estético y armonioso, suele ser más recomendable la intervención con láser, la cual no causa sangrado, a diferencia de una operación típica. 

 

4.- No es recomendable la otoplastia en niños

Falso. Se suele considerar que la otoplastia infantil no es recomendable, sin embargo, no es así. Ciertamente, se sugiere que la cirugía plástica de orejas se realice en niños mayores de seis años; ya que, a esta edad, los cartílagos del oído son de plástico y se adaptan fácilmente a nuevas formas.  

 

5.- Se pierde la calidad auditiva

Falso. En ningún caso, la corrección de las orejas afectará la calidad auditiva del paciente, toda vez que durante la cirugía los sistemas responsables de recibir la información de audio permanecen intactos.

 

6.- Resultados son poco naturales

Falso.  En general, la operación de orejas deja resultados muy naturales y armónicos a la vista. De hecho, este es uno de sus principales beneficios.

 

7.- Puede hacerse una cirugía de oreja unilateral

Verdad. Aunque no lo creas, se puede realizar una Otoplastia unilateral, para intervenir tan sólo una oreja, si el cirujano lo considera pertinente, de acuerdo al diagnóstico del paciente.

 

8.- Los resultados son permanentes

Verdad. La Otoplastia permite alcanzar resultados permanentes, por lo cual el paciente no tendrá que volver a intervenirse una vez realizada. 

 

9.- Es una cirugía es meramente estética

Verdad. La Otoplastia es una intervención que solucionan las anomalías de la oreja; pero básicamente su objetivo es meramente estético.

 

10.- Restaura todo el oído

Falso. La restauración total del oído no existe, ya que la Otoplastia no puede recuperar o restaurar la calidad auditiva. Para ello, debe aplicarse otro tipo de cirugía reconstructiva. 

otoplastia